Ese calendario de proyecto que nunca se cumple.

He visto cientos de calendarios de proyectos (timing, le dicen). Por cada acción desarrollada de cierta complejidad,  me he visto obligado a trabajar sobre fechas subjetivas intermedias, decididas según como va el viento y los deseos oscuros de cliente. Si tengo que hacer un resumen, podría decir que siempre se cumple (salvo honrosas excepciones) la fecha final, la del entregable, la de puesta en marcha, pero que las fechas intermedias son aproximaciones voluntaristas, acciones de efecto placebo, ansias irracionales que tienen que ver más con la conciencia tranquila que con la consciencia profesional. No se si borrar mi plantilla de timings de proyectos.