Suena una orquesta afinada.

Uno de los placeres que obtengo de la aplicación de GTD es ver como, con su uso razonable, todas las cosas comprometidas avanzan de manera armónica hacía un buen fin. Los proyectos – conseguidos a través de la realización de acciones -, todos los proyectos, van caminando con naturalidad con las acciones definidas, reduciendo esa tensión que algunos vivimos en su momento, de llegada crispada a las fases finales. La duda habitual de quien se adentra en GTD sobre esa falta de fechas (Horror!) tiene respuesta en esta afinada forma de avanzar. Es cosa de probar para verlo.

Una consideración habitual de proyecto, fuera de GTD, es la de una tarea enorme y casi inabarcable, y eso deviene en la patología de ponerse con él como si no hubiera mañana, para terminarlo en cuanto se pueda. Ese control de proyectos alineados con sus acciones siguientes permite avanzar de manera natural, sencilla y con menores niveles de tensión y mayores niveles de calidad en mi opinión.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s