La hipermotivación como causa de desgracias.

Hay personas que ante el descubrimiento de algo (así, algo en genérico) que suponen les puede reportar beneficios, se les dispara la motivación hasta extremos tóxicos. Tan de moda el término, motivación, creo que muchas veces es una actitud que hay que saber dosificar. Hay una máxima con la que estoy muy de acuerdo que dice que no hay nada más peligroso que un ignorante motivado.
Cuando explico esto de GTD, hay siempre un pequeño grupo de hipermotivados que ven la luz, la solución a todos sus males y dedican tiempo y energía sin medida ni control. A esto me refiero cuando hablo de hipermotivación. Soy de pausa, calma, reflexión y foco, y la generación de expectativas que se vuelcan en un aprendizaje vertiginoso, una práctica compulsiva y, hasta una reescritura de lo que David Allen nos aporta, lleva, sin remisión al precipicio. Motivémonos, pero con medida.

Un comentario en “La hipermotivación como causa de desgracias.

  1. La hiper motivación también nos puede llevar a un sobre cargo de trabajo, ojo ahí. Me parece que tener un estándar de trabajo con cronogramas de tiempos que se cumplan serian lo más ideal. A mi me funciono super bien cuando trabaje en un laboratorio industrial tiempo atrás.

    Recuerdo cuando tenia que recoger muestras, analizarlas y poner los resultados en la hoja de control, vale y cuando veía el cronograma de control, trabajaba como un reloj suizo. Tranquilo, ordenado y contento con mi trabajo. ¿Es lo que todos buscan no?

    “La productividad comienza desde el individuo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s