Leer, en este caso, es altamente productivo.

Para quien esté en fase de arranque o haya empezado a aplicarlo o necesite mejorarlo o, simplemente, requiera un poco más de claridad sobre GTD, José Miguel Bolivar ha publicado Productividad Personal, aprende a liberarte del estrés con GTD. En mis inicios pegados al primer libro de David Allen, me obligué a leerlo con un block de notas donde iba anotando aquellas cuestiones que me parecían relevantes. No era suficiente subrayarlo. Escribir me ayudaba a entenderlo mejor. Esto no fue suficiente para encontrarme en esa fase inicial con dudas, muchas dudas. Podríamos decir que a David Allen le falta vertiente pedagógica en su escritura. Este libro es, desde la explicación general, una ayuda a la claridad y la resolución de tantas y tantas dudas que tuve y creo tuvieron muchos como yo. Imprescindible lectura de un libro escrito con precisión, enfoque, desvestido de retórica banal y a las cosas. Empiezo la relectura y alguna cosa más escribiré aquí.

Todas las acciones, pero no todas.

De tanto explicar que todo debe estar fuera de nuestra cabeza en un sistema ordenado para poder tomar la mejor decisión sobre lo que hacer a continuación, muchas veces surgen dudas sobre ciertas acciones por si deben ser sometidas al flujo de GTD o no. Creo que lo cuento con excesiva vehemencia y traslado que cada acción, por muy automática que sea, debe ser sometida al flujo. Acepto la culpa: desayunar, peinarse, ir al baño, vestirse…no deben de someterse a GTD :). Cada uno encuentra el limite, pero en caso de duda, incluyámoslo.