El ansia de la productividad y la cagada.

Tengo como hábito, cada vez que presentó un proyecto a un cliente, cotejar con una lista de comprobación todo lo que debo llevar (equipos, documentos, formatos, cables..). Por ejemplo, los documentos los llevo en mi Mac, los copio en un pendrive y los subo a mi cuenta de dropbox…, vaya, un modelo teórico de eficiencia productiva. Siempre hay imponderables, este jueves a setenta kilómetros de mi despacho tenía una presentación relevante. Hice mi lista, verifique y metí todo en mi mochila incluido el pendrive. Todo perfecto menos…me deje la mochila en una silla en mi despacho. Y salí feliz haca mi reunión. Hice mi primer Keynote con el documento alojado en Dropbox desde mi iphone que fue lo único que no me olvidé. Muy cool, pero demasiado pequeño lo que tenía que mostrar. Salimos del paso.

A veces este exceso (si se puede llamar así) de control se caga en una jugada. Lo mejor es no flagelarse y pensar como no olvidar una mochila.