Ese precipicio tan español, tan Marca España.

No le pondré nombre, pero todos lo conocemos. Cada proyecto en el alambre y con varios platos moviéndose encima de los palitos. Fechas (fechas no, horas)  al limite, compromisos adquiridos por montera, caos en cada etapa y un sinfín de patologías que, con sinceridad, yo llevo fatal. Pero trabajamos rodeados de perfiles de este tipo. No hay remedio, son así, inquebrantables. Tengo la sensación de que manejan ese entorno tan bien que nunca nada fatal sucede…, hasta que sucede y, como tu estás cerca, te caes por el precipicio agarrado a su mano. Huyamos mientras sea posible.

Cosas que no hago.

Uno de los placeres, de tantos, de aplicar GTD es poder decir a ciertas capturas que no y que su destino es la papelera. Si es una acción que no nos lleva a cumplir etapas de un proyecto, dentro de un área de responsabilidad el destino es sencillo. Decir que no a algunas cosas es decir que si a muchas otras que incorporamos a nuestros compromisos en un sistema fiable.

La trampa es decir si a casi todo, pensando que lleva oculta una oportunidad escondida que nos propulsará al cielo y el cielo parece que no puede esperar. Una de las cosas mes eficientes de GTD es decir que no a cosas, no aceptar un compromiso que no nos llevará a ningún lado. Cuesta al principio.