Maldito “en espera”.

Muchas de los proyectos y tareas que hacemos dependen , en algún momento, de otras personas. La etiqueta “en espera” y el nombre de la persona están completando la información en proyectos sobre los que hemos de avanzar. Si son colaboradores, recordarlo cuando se retrasa suele ser suficiente, pero cuando son clientes…Esto tiene que ver con el compromiso, con la productividad, que pasa de ser individual a tener consecuencias para el conjunto y, lógicamente, en los resultados. Tengo “en espera” más cosas de las que me gustaría, pero no tengo receta para reducirla de forma amable y convincente. A mi no me gusta tener a nadie en espera. Suelo ser puntual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s