La agenda como enemigo de la productividad

La agenda, la clásica agenda con fechas, suele ser la compañera donde algunas personas fijan las cosas que tiene que hacer. Yo fui un excesivo de la agenda en su tiempo, pero lo he dejado. Múltiples cosas situadas (un poco al tun tun) a lo largo de la semana, y la decepción sistemática de que muchas quedaban sin hacer. Un lío. Aquella vista de ocupación extrema aún me despierta por las noches. Ahora con GTD sólo coloco citas y tareas con una estricta exigencia horaria, el resto van al sistema. Cuando me preguntan ¿Cómo tienes la agenda? Suelo decir que disponible. Y suele ser cierto.

4 comentarios en “La agenda como enemigo de la productividad

  1. Una gran verdad. Añadiria las decenas de horas perdidas moviendo las cosas no hechas de una fecha a otra con la sensacion de que no has hecho nada relevante a tus objetivos y de que “no tengo tiempo para nada” que crea esa desagradable sensacion de ejecutivo atormentado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s