Esos pequeños momentos de alegría.

En dos de las sesiones donde ayudo a profesionales que se sienten desbordados a arrancar con GTD surgió un momento que yo había tenido hace tiempo. Es ese darse cuenta de “como va” GTD,  ese “lo entiendo ahora y no es tan complicado”, ese “creo que ahora será sencillo mejorar en mis compromisos”.  Sin tener una gran complejidad GTD requiere atención, cierta perseverancia , y una aplicación rigurosa del método tal cual lo define quién lo ha puesto a nuestra alcance. Quién haya empezado y le haya entrado cierta desazón para aplicarlo que vuelva o que pida ayuda a quién ya camina por el. No recibirá más que buenas noticias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s