Un taller sobre GTD en A Coruña

Estamos preparando un Taller de seis horas para explicar las bases de Getting Things Done y ponerlo en práctica en la Confederación de Empresarios de A Coruña. La idea es más experimentar con cosas que nos encontramos día a día reales que dar un repaso a lo que es GTD en integridad. Aquí está el enlace pendiente de fechas, aunque será pronto. Para los convencidos y los incrédulos.

Explicando GTD o, al menos, intentándolo.

El próximo miércoles 19 me dan la oportunidad de explicar alguna cosa sobre productividad personal y GTD. Está organizado por la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE) de A Coruña y es de acceso gratuito. La sensación es que cada vez más personas están en la reflexión de que algo hay que cambiar cuando las cosas no van finas con respecto a lo que hacemos. A partir de ahí espero poder explicar alguna cosa que le sirva a la gente. Os dejo el enlace.

Arrancar con GTD en la Confederación de Empresarios de A Coruña.

La productividad es hoy una de las preocupaciones claves en nuestro entorno tanto profesional como personal. Como “hacer” reduciendo la tensión del compromiso. Getting Things Done (GTD) aparece como una propuesta de mejora que hará de nuestras cosas algo más manejable. El día 4 de abril a las 19,30 la Confederación de Empresarios de A Coruña me ha propuesto hacer un pequeño seminario de introducción a Getting Things Done. Trataré en hora y media de hacer una breve síntesis de sus bases, metodología y procesos para que, quien lo vea, pueda adentrarse y ponerlo a andar en su vida. Es gratuito y sólo hay que inscribirse. Si no es productivo es que tengo un problema.

He montado una cena para unos amigos.

He realizado un ejercicio de planificación natural con todas sus fases. He visualizado el éxito del asunto y después de la lluvia de ideas, diseñé un menú, escribí una lista de la compra exhaustiva, hice la compra (@errand), y ocupé la cocina con todos los ingredientes a la vista. Encendí fuegos y horno, y en dos horas estaba lista. Quince personas. Sin entrar en la calidad del cocinero, que no es aquí momento de reseñarla, todo fue razonablemente bien, en tiempos, cocciones y temperaturas. Incluye cafés, copas y destilados.
Mis amigos y amigas me han felicitado (son amigos) por la cocina. A alguno le he dicho la verdad, la culpa es de GTD.

Dejarlo todo para última hora.

Tiene mala prensa lo dejar todo para última hora. No estoy de acuerdo. Las circunstancias de los proyectos son tan cambiantes en nuestro entorno,  que pensar que podemos resolver con precisión algo con antelación, por ejemplo quince días antes,  es pecar de optimismo. Siempre sucede algo, nueva información, condiciones cambiantes, ideas nuevas…que hace que podamos volver para modificar algo o mejorarlo. Así lo hago yo. Cuando llega un proyecto, planificarlo y arrancar con él y aportar, al menos, un 70% y dejarlo en espera (en atención, pero en espera), hasta que llegan las últimas fechas, las últimas horas, donde lo redondeo de manera definitiva.

Para terminar, contarte que la última hora para apuntarse al Seminario de GTD que daré en A Coruña se acerca. El Seminario será el día 23 y el miércoles se cierran las inscripciones. Aún estás a tiempo.

La energía disponible y dispuesta.

Hay sorpresa inicial cuando explicamos,  en GTD, que los criterios para tomar la decisión de cual es nuestra siguiente acción se define por la secuencia: contexto, tiempo disponible, energía, y, finalmente , prioridad. Cuesta trabajo asimilar que la prioridad no es lo primero , y reconocer que con ella sólo,  no estamos en las mejores condiciones de hacer depende que cosas. Yo tengo la energía mal repartida en el día, me llega tarde y se me va temprano. Tengo un estado energético concentrado en pocas horas. Lo se, lo asumo y, aunque alguna cosa hago por mejorar, tomo decisiones con esa variable básica.

Para terminar,  haré una propuesta de ahorro de energía. Para los que quieren acercarse a GTD en A Coruña, este Seminario que doy el día 23 de noviembre, le ayudará a llegar a Getting Things Done con un consumo menor de esfuerzo que si lo haces tu sólo.

Hazlo, te llevará menos de dos minutos.

Esta máxima, hacer una acción al instante si te va a llevar menos de dos minutos, es, de lo que GTD propone, una de las primeras cosas en ser entendidas y aplicadas por quien se acerca al método de productividad personal desarrollado por David Allen. Es una gota en un mar. Luego navegando por Getting Things Done irás descubriendo que es solo un principio.
Te propongo que lo pongas en práctica y reserves una plaza en el Seminario que voy a dar en A Coruña, tardarás menos de dos minutos en apuntarte y te garantizas plaza. Son plazas limitadas y seguro que encontrarás respuesta a tus expectativas.

Recopile, pero es sólo el principio.

La idea que primero prende de Gtd es, dentro del flujo, la fase de recopilar. Pensar que tendremos todo capturado es una promesa que llena de satisfacción (me ha salido una frase Real). Cuando se explica lo que significa todo, suele haber una sensación de “Ah, claro”. Ayer hablaba con un directivo de una consultora y, desconocedor de GTD, me decía que el también apuntaba todo. Nótese que decía “apuntar”. La pregunté que hacía con lo que apuntaba y me sonrió. La mayor parte de las veces, nada. Le viene bien meterse en GTD. Allá vamos.

La aplicación no es la solución.

Cuando surge en algún entorno profesional GTD, una de las primeras preguntas que me hacen es por la aplicación que uso para dar soporte al sistema. Intento, no siempre con éxito, minimizar el valor de la aplicación que se use, frente a la importancia capital de interiorización del sistema y la correcta ejecución de lo que David Allen nos aporta. Aunque la aplicación no es la solución entera, si es parte de ella. Yo uso Things desde hace tiempo y ahora, con la sincronización automática, debo decir que responde muy bien a lo que le pido. Pero sólo con Things, nada.