Leer, en este caso, es altamente productivo.

Para quien esté en fase de arranque o haya empezado a aplicarlo o necesite mejorarlo o, simplemente, requiera un poco más de claridad sobre GTD, José Miguel Bolivar ha publicado Productividad Personal, aprende a liberarte del estrés con GTD. En mis inicios pegados al primer libro de David Allen, me obligué a leerlo con un block de notas donde iba anotando aquellas cuestiones que me parecían relevantes. No era suficiente subrayarlo. Escribir me ayudaba a entenderlo mejor. Esto no fue suficiente para encontrarme en esa fase inicial con dudas, muchas dudas. Podríamos decir que a David Allen le falta vertiente pedagógica en su escritura. Este libro es, desde la explicación general, una ayuda a la claridad y la resolución de tantas y tantas dudas que tuve y creo tuvieron muchos como yo. Imprescindible lectura de un libro escrito con precisión, enfoque, desvestido de retórica banal y a las cosas. Empiezo la relectura y alguna cosa más escribiré aquí.

Trabajar menos es un objetivo.

El título de esta entrada se que puede no gustar, que parecerá cosa de un vago y que, además, ahora no toca. Esta situación de horario imposible, tareas inexplicables sin horizonte conocido, proyectos indefinidos, me resulta muy conocida por haberla ejercido durante un tiempo. No escapo de mi trabajo, me gusta y puedo dedicar mucho tiempo, pero hay otras cosas que me gustan igualmente y quiero hacer. Nos pasa a todos. Aplicando GTD, enfocando mi atención he conseguido trabajar (actividad profesional remunerada) menos, sin abandonar, por supuesto, mis compromisos y hacer esas otras cosas. A veces tengo complejo de culpa, pero se me pasa rápido y además no lo digo muchas veces. Está es una de ellas.

Hay gente improductiva que es imbatible.

Pongamos que se llama Juan. Pongamos que es un empresario con gestión directa en tres compañías. Pongamos que el contexto no es el mejor, aunque exporta y mucho. Pongamos también que quiere ser más productivo y, como me conoce, ha intentado empezar con GTD. Me dice que tiene en la bandeja de entrada setecientas cosas sin procesar ☺. Sustituye productividad por energía (y no tiene poca). Es imposible. Nunca aplicará un sistema de productividad que le ayude. Es que GTD no es para todo el mundo. Necesita de un aprendizaje y hay quien no tiene tiempo. Es una gran paradoja. Juan quedó en llamarme un día para verlo con calma, pero se que no lo hará. pero cuando me vea me dirá “tenemos que ver eso”. Imbatible.

La procrastinación consciente.

Uno de los principales problemas de la productividad personal es la procrastinación, posponer lo que hacer, sin más criterio que no querer enfrentarse con la tarea. Sobre como evitarla hay algunas fórmulas que conocemos todos. Una de las ventajas de la aplicación de GTD es que nos permite procrastinar, siendo conscientes de que lo hacemos y de lo que procrastinamos. No se si en mis circunstancias el significado del verbo vale. Durante los últimos días he procrastinado (?) en mis entradas en este blog. Conscientemente he puesto el foco y la energía en otros tres proyectos relevantes y muy ilusionantes que creo que ahora van a buen ritmo. Ahora vuelvo a poner foco en mi blog. Gracias por seguirme.

Mejora tu productividad personal. No opera un milagro, pero ayuda bastante.

La Confederación de Empresarios de A Coruña propone un taller sobre productividad personal con Getting Things Done (GTD). Lo que haremos es echar un vistazo a las bases de GTD y, sobre todo, ponerlo en práctica y ver como puede ayudar a mejorar esta necesidad que tenemos de darle un poco de orden a las cosas que tenemos y debemos hacer. Te puedes apuntar en este enlace y compartirlo si crees que alguien puede tener interés. La parte final ayudará a arrancar con la metodología y borrar las dudas que puedas tener sobre la dificultad para incorporarlo en tu vida. Espero que os interese.

Un taller sobre GTD en A Coruña

Estamos preparando un Taller de seis horas para explicar las bases de Getting Things Done y ponerlo en práctica en la Confederación de Empresarios de A Coruña. La idea es más experimentar con cosas que nos encontramos día a día reales que dar un repaso a lo que es GTD en integridad. Aquí está el enlace pendiente de fechas, aunque será pronto. Para los convencidos y los incrédulos.

Si llegas tarde, lo haces en mi tiempo.

Al hablar de productividad personal, a veces me quedan en el tintero cosas que le afectan de manera intensa pero a las que no dedicamos el tiempo que merecen como síntoma de improductividad. Hablaremos de la impuntualidad. Llegar tarde. Quien ejerce la impuntualidad se atribuye la potestad, que nadie le ha otorgado, de decidir lo que otro puede hacer, en la espera, con el tiempo.
Los impuntuales se reconocen porque siempre piden perdón al llegar y dan una larga explicación al retraso. Los puntuales, si llegamos tarde, tendemos a no ser muy exhaustivos en la explicación. Sabemos que no tiene perdón, salvo causa muy justificada.
Reuniones donde alguien se incorpora más tarde, otras donde has de esperar el inicio más allá de los cinco minutos de cortesía (sobre retrasos en consultas de dentistas estoy escribiendo un extenso ensayo).., un sinfín de situaciones que sumadas abundan en la improductividad imperante. La impuntualidad está en flagrante contradicción con la productividad. No lo es todo pero está en la base.