El síntoma de la agenda.

Detecto que mi sistema GTD comienza a no ir  fino cuando tengo en la pestaña “hoy” más de tres o cuatro tareas. Las fechas límite me saltan,  en general, en pocas de las cosas que tengo que hacer de las que tengo comprometidas, pero a veces…. Cuando la intensidad de los proyectos sube, de vez en cuando detecto como consecuencia de mi revisión semanal que demasiadas cosas tienen fecha. Mala cosa, me recuerda al Outlook que tenía hace años. El diagnóstico es sencillo, he planificado incorrectamente o procrastinado correctamente. La solución es volver a la ortodoxia. Tiendo a corregirme.

He montado una cena para unos amigos.

He realizado un ejercicio de planificación natural con todas sus fases. He visualizado el éxito del asunto y después de la lluvia de ideas, diseñé un menú, escribí una lista de la compra exhaustiva, hice la compra (@errand), y ocupé la cocina con todos los ingredientes a la vista. Encendí fuegos y horno, y en dos horas estaba lista. Quince personas. Sin entrar en la calidad del cocinero, que no es aquí momento de reseñarla, todo fue razonablemente bien, en tiempos, cocciones y temperaturas. Incluye cafés, copas y destilados.
Mis amigos y amigas me han felicitado (son amigos) por la cocina. A alguno le he dicho la verdad, la culpa es de GTD.

GTD, productividad y no sólo personal.

Muchas personas con las que comparto mi experiencia con GTD verbalizan las dudas de cómo enlazar un sistema de productividad personal en los procesos de las organizaciones. José Miguel Bolivar hace su reflexión y, además, da una respuesta en el marco teórico que desarrolla y que iremos conociendo supongo, con su proyecto OPTIMA12. Mi planteamiento conecta con alguna de sus reflexiones, la suma de la productividad personal no puede más que mejorar la productividad colectiva, de las organizaciones, las empresas, los países…
GTD es productividad personal y una puerta de entrada ordenada y con criterio para acceder en los procesos internos de las empresas. No entendamos personal como aislado. No está este mundo en el que estamos para aislamientos.